Metges de Catalunya denuncia la pasividad de los responsables sanitarios ante el aumento de las agresiones a facultativos

Metges de Catalunya (MC) denuncia la pasividad de la Administración y las empresas de salud ante el “aumento incontrolado” de los casos  de agresiones a facultativos, después de que Catalunya haya registrado un total de 109 conductas violentas en centros sanitarios durante el año 2016, situándose en el primer lugar del ranking de comunidades autónomas con un mayor número de ataques contra el personal médico por delante de Andalucía (102) y Madrid (99), según los últimos datos recogidos por la Organización Médica Colegial (OMC).

Esta cifra supone un incremento del 148% respecto al año 2015, cuando se registraron 44 agresiones a médicos de la sanidad catalana. Para el secretario general de MC, Josep Maria Puig, tanto las empresas sanitarias como la misma Administración “tienen buena parte de responsabilidad en el aumento de esta chacra, ya que no han hecho lo suficiente para resolver la masificación del sistema y las demoras en la atención que a menudo desencadenan este tipo de agresividad”.

Asimismo, acusa a los responsables sanitarios de “no haber tomado las medidas disuasivas y preventivas suficientes para evitar las agresiones o minimizar sus consecuencias”. En este ámbito, Puig valora positivamente la reforma introducida el año 2015 en el Código Penal, según la cual las agresiones a los médicos que se hallan en el ejercicio de sus funciones se consideran atentados contra la autoridad pública y se penan entre uno y cuatro años de cárcel. No obstante, señala que el alcance de este artículo penal “debería ampliarse para proteger no sólo a los profesionales que tienen la condición de funcionarios públicos, sino también al personal médico de la sanidad concertada y privada”.

A la vez, pide a las autoridades públicas y judiciales que “vayan más allá” en la interpretación y el desarrollo normativo del Código Penal y recojan las agresiones verbales y otras conductas de vejación o menosprecio que padecen los médicos, para que también sean perseguidas de oficio.

Finalmente, Puig requiere a la Administración un “compromiso firme” per erradicar este problema y un “esfuerzo”para facilitar al médico agredido el asesoramiento legal, la defensa jurídica, la asistencia sanitaria y psicológica necesaria, y la persecución de oficio del agresor.

Datos globales
Los datos de la OMC también evidencian un incremento del número de agresiones a médicos de todo el Estado español que ha pasado de 361 en el año 2015 a 495 en el año 2016, es decir, un 37% más. Las víctimas son mayoritariamente mujeres –un 58% frente a un 42% de hombres–, pero varía en función de la tipología de agresión, ya que las amenazas y los insultos son más frecuentes en médicas y las lesiones en médicos.

Por sectores, el 87% de los ataques se produjeron en el sistema sanitario público y el 13% en la sanidad privada. La mayoría de los casos tuvieron lugar en el ámbito de la atención primaria (73%). Las causas principales de las agresiones fueron por discrepancias en la atención médica, demoras en la atención, no recetar lo propuesto por el paciente, discrepancias personales o informes discordantes con las exigencias del enfermo. Un 55% del personal médico agredido ha asegurado no haber recibido ni apoyo ni asesoramiento por parte de su empresa.

Documents

Contacto de prensa

premsa@metgesdecatalunya.cat
Teléfono: 93 265 11 77 ext. 5
Fax: 93 265 39 71

Secretaria de Comunicación: Elisa de Frutos

Equipo de comunicación: Hèctor Calvet, Albert Torres y Eva Martínez