MC considera "exigua" la cantidad de facultativos que reforzará las residencias en otoño

Pla de contingència de residències

Metges de Catalunya (MC) valora positivamente que los departamentos de Salud y Trabajo, Asuntos Sociales y Familias hayan presentado un plan de actuación para preparar las residencias ante una posible segunda oleada de la Covid-19 este otoño. Con todo, el sindicato médico considera que la previsión de contratación de 450 profesionales sanitarios de atención primaria (163 médicos y 270 enfermeras) que incluye el plan para reforzar la asistencia en los centros residenciales es "escasa", ya que, en el caso de los facultativos, supone la incorporación de un profesional por cada 6,5 residencias. Esta cantidad de médicos y médicas es "claramente insuficiente" para atender, en la actual situación pandémica, las 64.093 personas mayores y, por tanto, de riesgo que viven en las 1.073 residencias públicas y privadas con las que cuenta Cataluña.

En este sentido, la organización recuerda que, según la normativa vigente, el personal facultativo contratado por las residencias debe garantizar que cada persona reciba 10 horas anuales de atención médica, en circunstancias no pandémicas. Esta ratio supone unos 400 profesionales dedicados en exclusiva a la asistencia en residencias. Sin embargo, la crisis del coronavirus, que tiene en los centros residenciales uno de los principales entornos de afectación, ha multiplicado por tres las necesidades asistenciales de las personas mayores, de acuerdo con la experiencia vivida por los mismos profesionales durante la primera fase aguda de la pandemia.

Así las cosas, a criterio del sindicato, el refuerzo de facultativos destinados a las residencias para hacer frente a una nueva ola de la Covid como mínimo debería "duplicar el número actual de profesionales", teniendo en cuenta el previsible incremento de la demanda y las posibilidades de contagio de los sanitarios que obligará a su aislamiento "reduciendo los efectivos disponibles en los centros".

Por otra parte, respecto a la dotación de material de protección a las residencias para cubrir cuatro semanas de trabajo asistencial -medida apuntada por el plan de Salud y Asuntos Sociales-, MC pide que esa cantidad de equipos constituya el "stock mínimo", por lo que los materiales se vayan reponiendo continuamente y se garantice la seguridad de los profesionales y de los residentes durante todo el período epidémico.

Agencia integrada de atención
Además de la incorporación de 450 profesionales de atención primaria y la provisión de equipos de protección, el plan de contingencia para proteger las residencias de personas mayores ante el coronavirus establece la reserva de 3.000 plazas, que se mantendrán sin ocupar para poder hacer aislamientos, y la contratación de 1.800 profesionales gerocultores. El coste de implementación de este plan es de 96 millones de euros, según los cálculos de ambas consejerías.

Además, Salud y Asuntos Sociales han anunciado la creación de la Agencia integrada de atención para redefinir el modelo de atención a las personas mayores y dependientes desde la vertiente sanitaria y social.